Accidentabilidad disminuye si la ciudadanía es responsable

Diversas actividades educativas y promocionales desarrollan esta semana en el estado Portuguesa, a propósito de la conmemoración del Día del Uso del Cinturón y Casco de Seguridad cada 1° de diciembre.

El interés del Gobierno Bolivariano por resaltar esta fecha se basa en la realidad actual, y es que la accidentabilidad vehicular y sus consecuencias negativas se han convertido en un problema de salud pública en el país.

“En el caso específico de nuestro estado, el índice de accidentes vehiculares disminuyó en 2016 con relación a 2015, más la tasa promedio se mantiene por encima de lo esperado”, comentó Francelys Macazana, jefa del programa Accidentes y Hechos Violentos en la Dirección Estadal de Salud (DES) de Portuguesa

De acuerdo a los registros de morbimortalidad que maneja el despacho sanitario, siete de cada diez accidentes vehiculares implican el uso de motocicletas, por lo que la campaña de prevención hace mayor énfasis en el uso del casco por los conductores de los transportes a motor de dos ruedas.

Macazana citó que los hombres resultan con mayor número de lesiones que las mujeres, y la edad promedio de quienes se ven afectados por un siniestro vehicular oscila entre 18 y 45 años.

Conciencia

Es normal que las personas vean como exagerada la insistencia del personal de salud, en cuanto a la utilización del cinturón de seguridad o el casco respectivo cuando se viaja en un vehículo.

“La experiencia comprueba que cuando se tiene un accidente, sufre mayores lesiones quien no utiliza algún dispositivo de seguridad al momento del siniestro”, explicó la también jefa del programa Certificado Médico de Salud Integral (CMSI).

En todo caso, la responsabilidad tanto de conductores como de usuarios en general es crucial para evitar consecuencias negativas: traumatismos que pueden llevar a la amputación de miembros inferiores y superiores, discapacidad motora crónica de moderada a severa y la pérdida de calidad de vida.

Más allá del costo para la salud del individuo, está el costo que un siniestro implica para la sociedad. Macazana enumera desde la estadía del paciente en los centros asistenciales hasta la aplicación de prótesis y otros aditamentos cuya adquisición normalmente es asumida por el Estado, dado su altísimo costo.

“Un golpe en la cabeza puede significar un daño irreversible para el cerebro del lesionado, y es lo que principalmente se evita si usamos el cinturón cuando se va en un carro o el casco, si nos trasladamos en moto” indicó la funcionaria.

La prevención parte del hogar, cuando los adultos verifican que tanto ellos como los menores que les acompañan utilizan correctamente los accesorios recomendados para un traslado seguro. No hay distancia corta, cuando prevenir es mejor que lamentar.

JUANA MOLINA

DES PORTUGUESA

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>