La Policía Nacional, mi camioneta y yo

Cruz Mario Silva

Raras veces utilizo este espacio para escribir situaciones que vivo a diario, toda vez que considero esta tribuna muy importante como para reflejar bobadas o tontería que no aporten al discernimiento del acontecer regional, nacional o internacional; sin embargo en esta ocasión me referiré a un hecho que hace tiempo me llama la atención, pero que he dejado de lado por “creer” en las casualidades. Me explico y al mismo tiempo me pregunto ¿qué sortilegio, belleza o conjuro tendrá mi camioneta -Ford pick up, Lariat, año 85, de color gris, placas A20AX8F, para los uniformados de la Policía Nacional, conocidos también como fiscales de tránsito? ¿Qué embrujo produce a estos  servidores públicos? que cada vez que la ven me ordenan: “estaciónese a la derecha y me da sus papeles y los del carro”. La semana pasada la Policía Nacional colocó un punto de control frente al Imdera -donde también funciona la sede de Tránsito Araure- yo iba camino a mi centro de trabajo y una vez que divisaron mi camioneta me detuvieron, dirigiéndome al uniformado le dije: buenos días en qué puedo ayudarlo y él respondió: “Sus papeles y los de la camioneta”, como buen ciudadano le di la documentación, pero cansado como estoy, que en cualquier alcabala me paren, saqué mi cámara fotográfica y comencé a echar foto, el hombre al ver lo que hacía, creo que se le incorporó un espíritu burlón ya que la palabra más bonita era: “Tú sí eres arrecho, tú no puedes pasarme foto sin mi permiso, qué guevoná es esa”, acto seguido dijo: “Vamos hablar con mi superior”, en el ínterin me le presento: mucho gusto mi nombre es Cruz Mario Silva, soy periodista y jefe de prensa del Inces en el estado Portuguesa, en ese momento el hombre puso una cara de sorpresa. Por suerte el oficial responsable del puesto del Imdera, “de cuyo nombre no quiero acordarme”, mostró respeto, amabilidad y comprensión, no sin antes señalar que ellos están haciendo su trabajo a lo que le respondí, yo también estoy haciendo mi trabajo como periodista y como reportero gráfico, luego de una charla entre risas y anécdotas me dijo que podía circular, no sin antes hacer saber que esa camioneta, que está toda escarapelada, la puerta del conductor abre a medias, que no tiene papel ahumado y el vidrio del pasajero no baja, es detenida a cada momento por los Policías Nacional -antes Fiscales de Tránsito- que están apostados en la vía a Payara -los que están antes de la Unefa- los que están frente al hotel EcoInn, vía Barquisimeto  y cualquier punto de control en Portuguesa. Aprovecho la oportunidad para preguntarle a los funcionarios antes mencionados, por qué a las gandolas con los productos Polar no son tan requerida en las alcabalas itinerantes o improvisadas como mi camionetica, por qué las camionetotas, las cuales no se pueden ven por dentro por el papel oscuro, circulan como Pedro por su casa y qué magia tiene la cacharra mía, que es detenida a cada momento o será que tengo cara de musiú o de productor agrícola, por decir menos y creen que tengo dinero por borbollón. Aprovecho para decirles a los uniformados de la Policía Nacional, GNB o CICPC que si me toca tomar la foto para dejar constancia de “su trabajo”, pues la tomaré.

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>